Edicions Vitel·la

Veure cistell

« torna
01.12.2007

Ante el espejo

La Vanguardia

Anton M. Espadaler

Hoy el sexo es sentido como una cuestión no necesariamente vinculada al territorio de la salud. Como mucho, lo que más se le acerca es todo lo que tiene que ver con la prevención, ya sea el embarazo o los diversos contagios. La salud sospecho que se halla en la mente de la mayoría mucho más cerca de las zonas del deporte, en sus múltiples variantes, que de la estricta sexualidad. Hubo un tiempo, sin embargo, en que textos equiparables en buena medida al “Kamasutra” eran leídos no sólo desde un óptica lúdico-festiva, sino principalmente desde un punto de vista médico. Quien quiera comprobarlo tiene a su disposición un tratado interesantísimo que acaba de editar con admirable pulcritud y destreza filológica Anna Alberni: “Speculum al fodere” (Edicions Vitel·la). Este espejo es un producto de raíces árabo-latinas compuesto a finales del siglo XIV, probablemente para ser utilizado, al menos en primera instancia, por la familia del rey Pedro el Ceremonioso y su círculo más cercano. O sea que es conveniente tomárselo muy en serio, ya que, en el fondo, con su aplicación se jugaban el trono, aunque visto el resultado, tal vez deberíamos concluir que sólo lo miraron muy por encima.

Al acto de “foder” (catalán casi eufemístico, del latino “futuere”, que no precisa traducción) se llega después de un recorrido que incluye materias muy diversas, empezando por una buena caracterización clínica de las condiciones de cada cual, a partir de la teoría de los humores, pues un fallo podría dar pie a una conducta sexual errónea y causar enfermedades. Luego se halla la belleza de los afectados, la educación para seducirse con efectividad, que no descuida el arte de saber bostezar con gracia y salero, el conocimiento de los ciclos menstruales de los que depende el deseo, según unas leyes muy parecidas al enunciado de Ogino, la necesidad de aceites y perfumes de cuerpos y sábanas, y sobre todo, la alimentación, origen de todo equilibrio. Un completo sistema dietético par asegurar la voluntad de cumplir y la suficiente producción de esperma, que afectaba a ambos sexos. Y en previsión de que se produzcan disfunciones, recetas para levantar la moral y recursos para alcanzar un buen ambiente si el partenaire anda algo despistado. La fe en las virtudes euforizantes de las carnes blancas, de los nabos y de los garbanzos es total y absoluta.

Y una vez puestos, hay que procurar que la cosa salga como es debido, o sea, a plena y equitativa satisfacción de los intervinientes. El autor, para mayor y más saludable uso y disfrute del “foder”, acude en auxilio e instrucción del “fodatorio”, ofreciéndole nada más y nada menos que veinticuatro posturas, caso único en un texto occidental, y que causa gran admiración si se tiene en cuenta que la edad media desconoció la gimnasia.

C. Major 8, 17141 Bellcaire d'Empordà | Tel./Fax: 972 765 913 | 608 005 811